jueves, mayo 04, 2006

Génesis, en la mente del asesino


Me cogió algo de sorpresa el estreno de Génesis, en la mente del asesino, no se si por que no se publicitó demasiado o por que casi no veo la tele ultimamente (me refiero a la tele en directo). El caso es que conseguí pillarla a tiempo pero pensaba que no era una serie con episodios autoconclusivos, si no más bien una mini al estilo de la britanica El mesias o la argentina Epitafios (muy recomendable por cierto), en las que se busca a un solo asesino en serie. Resumiendo, que estoy en las berzas en cuanto a televisión nacional.

Así que armado con mi ignorancia protectora me pasé media serie pensando que estaban plantando la semilla de un caso largo, aunque empecé a coscarme cuando salieron sospechoso tras sospechoso en un solo episodio. Dejando aparte todo este rollazo, Génesis presenta cosas buenas y malas. Empezando por las malas, tenemos un ritmo algo irregular, como me parece habitualmente en las seris españolas al estar acostumbrado a los 42-44 minutos de las series americanas, una música incidental que a veces es excesivamente machacona (por ejemplo me resultó insoportable en la escena en la que descubren el lugar donde se cometen los asesinatos,aunque mantenía muy bien la tensión en la escena en la que la casa del fotografo se queda a oscuras) y una trama increíble por momentos.

La presentación de protagonistas es bastante tópica y reconozco que no soporto los personajes al estilo profiler del FBI, así que Verónica Sanchéz me resulto algo cargante (aunque me hizo gracia el acento que le iba y venía). Compara Mr. MacGuffin el personaje de Pep Munné y su relación con Lola (Verónica Sanchéz) con los Bevilacqua y Chamorro de Lorenzo Silva (una serie de novelas que me encanta) o al Wllander de las novelas de Henning Mankell (una serie que en cambio no me resulta algo pesada, que le vamos a hacer) y le veo yo también cierto parecido al personaje de Mandy Patinkin en Mentes criminales. No es un personaje que me resulte simpatico pero si que puede dar juego. Más interesante, por el contrapunto científico y menos psicológico que ofrece, me parece el papel de Quim Gutiérrez (debe ser por que soy de ciencias). Mención aparte para los títulos de créditos, señores, Seven fue un éxito hace años, dejemos de copiar a Kyle Cooper por favor.

¿Lo bueno? Un principio visualmente impactante (todo un acierto el basar los asesinatos en los desastres de la guerra de Goya) y que conseguí aguantar hasta le final y pensar en ver el siguiente episodio. Hey, eso es bastante más de lo que consiguen la gran mayoría de las series españolas. Tengo cierto miedo de que como suele pasar en estas series basadas en crimenes en serie y similares, los casos empiecen a parecerse unos a otros o a los de otras series, pero bueno, el tiempo lo dirá (si la audiencia responde, que ya vemos como están los canales últimamente, al tercer strike, al hoyo).

Otras críticas: El Diario de Mr. MacGuffin, La chica de la tele, Pixels y Chips.

Etiquetas:

4 Comments:

At 17:38, Anonymous chicadelatele said...

Lo del acento yo también lo noté, será la resaca de Camarón ;-)

 
At 13:23, Blogger MacGuffin said...

Lo del acento de Verónica Sánchez es bastante curioso, porque se pasaba todo "Los Serrano" ocultándolo. Es como Kira Miró, que le sale el deje canario cuando la entrevistan de manera informal.
Ah, y lo de Wallander fue más bien una comparación que hicieron los guionistas de la serie en El País cuando los periodistas los compararon con CSI, y ellos respondieron que esa comparación no les gustaba. Malo, porque podrían aprender mucho de un solo capítulo de esa serie :-).

 
At 18:39, Anonymous Anónimo said...

realmente si me gusta veo q son buenos actores, y para el proximo capitulo siempre te deja con la incertidumbre de q ocurrira, dejen de criticar tanto y sepan apreciar las cosas buenas de la television!!

 
At 21:37, Anonymous Anónimo said...

Pues q quereis que os diga es una serie 10! Asi q dejaros de criticar ya leches!

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home